Blog

Prioridades equivocadas

En el libro de Malaquías podemos encontrar una nación que había caído en la mediocridad, apatía y desobediencia. No podemos dejar de mencionar que Dios ya había reedificado al pueblo de Israel, después de pasar cautivo setenta años en la nación de Babilonia, y podemos observar que una vez más cayeron en la comodidad y perdieron el rumbo. Una de las cosas que dejaron de hacer fue dar el diezmo.

A través de los años en el camino de Dios he visto como se enseña sobre la importancia de dar el 10 por ciento de lo que recibimos y que por ende Dios nos bendecirá. ¿Qué te falta para creer o confiar que así será? Dar a Dios lo que le corresponde debería de ser una prioridad (algo que se considera más importante que otra cosa) en nuestras vidas.

Déjame contarte que una de las áreas que no era prioridad en la vida de los israelitas era la del diezmo. A pesar de que se les había enseñado que el resultado de no dar como correspondía según la ley mosaica era que Dios mismo podía intervenir en el clima al grado de no haber buena cosecha. La frase “abriré las ventanas del cielo” se refiere a una lluvia tanto literal como figurativa.

¿Qué piensas acerca de esto? ¿Cuántas veces las cosas te salen mal y no era lo que habías planeado? Revisa tus prioridades, tal vez al hacerlo encuentres que no son las adecuadas. Al pueblo de Israel le estaba yendo muy mal por desobedecer el pacto mosaico. En el libro de Hageo tenemos otro ejemplo, el pueblo había dejado de hacer lo que se les había mandado y vivían cómodamente en sus hogares y les empezó a ir muy mal por tener las prioridades equivocadas, ¿tus prioridades son las correctas o son las equivocadas? ¡Cuidado! No sea que por causa de tu desobediencia todo te salga mal.

Jesucristo se dio así mismo por nosotros y su sacrificio debería ser la motivación más grande para establecer nuestras prioridades correctamente.

Comentarios Facebook
Lirio Inzunza