Biblia

Amor y respeto por la palabra de Dios

Nehemías 8:1-8

Nehemías es uno de los libros históricos de la Biblia y continúa la historia del regreso de Israel después que estuvieron cautivos en Babilonia. Era un siervo hebreo en Persia quien fungía como copero del rey Artajerjes; era un hombre de confianza del rey. Nehemías había escuchado que los que quedaron de cautividad estaban en gran afrenta porque los muros de la ciudad de Jerusalén estaban derribados y las puertas quemadas.

Nehemías era un hombre de oración por lo que oró apasionadamente por su pueblo. Dios escuchó su oración, quien ablandó el corazón del rey y le dió todo lo que le pidió.

Nehemías tenía dos objetivos importantes en su misión para ese tiempo:

1. Reconstruir los muros de la ciudad para gozar de protección contra los enemigos

2.  Conducir al pueblo a tener amor y respeto por la escritura (la ley de Moisés).

Vivimos en un tiempo donde necesitamos amor y respeto por la palabra de Dios.

Nehemías no sólo se enfocó en la reconstrucción de los muros de la ciudad y sus puertas, amaba tanto a Dios que su deseo era que el pueblo pudiera honrarlo y glorificarlo, así que guió a los israelitas hacia la fe y la obediencia a Dios.

De la misma manera los cristianos debemos amar la palabra de Dios, debemos transmitir fe a nuestros hijos, debemos meditar en ella de día y de noche, volvernos a ella para el cumplimiento de cada necesidad. En el capítulo 8 podemos observar que el pueblo lloraba mientras se leían las escrituras; había una hambre de Dios igual que en nuestro tiempo.

Hagamos de la lectura de la Biblia un hábito en nosotros y en nuestros hijos. Transmitamos fe y amor de Dios a toda la familia para alcanzar las promesas ahí escritas para nosotros.

Read more

Su palabra

“Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla, y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos”.  Esdras 7:10

Como hijas de Dios tenemos la responsabilidad de enseñar y guiar a los demás por el camino que lleva a la salvación, pero para poder cumplir con esta responsabilidad, así como Esdras primero debemos estudiar, inquirir, escudriñar la palabra de Dios. El solo leerla no te llevará al conocimiento, pero aun así, no es solamente tener el conocimiento sino también ponerlo en práctica. Lo que enseñamos debe ser respaldado por nuestros hechos y acciones. Si solo enseñamos y nuestras acciones dicen lo contrario, entonces estamos dando a entender que lo que enseñamos no es tan importante o quizá es una mentira.

En el tiempo en que vivimos donde la liberación femenina ha moldeado el rol de la mujer que fue instituido por Dios, debemos escudriñar, indagar, preocuparnos por conocer más de Dios, para cuando una jovencita, una visita o tus hijos te pregunten el porqué nos sujetamos a nuestro esposo, a nuestros líderes, el porqué de nuestra vestimenta, porqué nos cubrimos la cabeza con un velo, etc. podamos responder con palabra de Dios respaldada con nuestro ejemplo.

El conocer, entender, guardar y cumplir con los estatutos y decretos de Dios hará que tus raíces sean profundas y evitarás ser como el tamo que arrebata el viento, que cualquier opinión que contradiga a lo que enseña la palabra de Dios te mueva. En Oseas 4:6 dice que el pueblo de Dios fue destruido por falta de conocimiento. Así que hermana, te invito a que te llenes de la palabra de Dios, la cumplas y la enseñes.

Read more

Limpiando mi Casa

La casa espiritual es el cuerpo. Es la habitación del Espíritu Santo, el cual regenera y purifica nuestras vidas de manera continua. Entendemos que mora en nosotros a pesar de nuestras debilidades e imperfecciones, pues el mismo Pablo les recordó a los hermanos de Corinto: “No saben ustedes que su cuerpo es templo del Espíritu Santo que Dios les ha dado, y que el Espíritu Santo vive en ustedes?” (1 Corintios 6:19). En este pasaje Pablo utiliza el vocablo “naos” el cual era utilizado en la enseñanza apostólica, en sentido metafórico para denotar el templo como el cuerpo de cada creyente.

Mujer, te invito a que identifiques quién y qué ensucia tu casa espiritual…

Read more

Lecho sin Mancilla

Con tristeza vemos como lo que Dios dispuso para una sexualidad sana, es transgredido por las corrientes de este mundo, pero El, nos invita a retomar sus propósitos originales y cambiar nuestra manera de pensar, para que cambie entonces nuestra manera de vivir. Dice su palabra: “No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, mas bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar”. (Romanos 12:2) NTV

Este escrito da un panorama general de la Sexualidad en la mujer, pero enfocaremos nuestra atención en la sexualidad dentro del matrimonio, procurando rescatar de la Palabra de Dios, los principios morales y espirituales que necesitamos para mantener nuestro Lecho Conyugal sin mancha.

Read more

Herederas de una Promesa

Israel tenia todo para salir del desierto: La promesa de Dios y sus bendiciones, sin embargo, su mentalidad le impidió tomar posesión de la tierra prometida… Olvidaron que “fiel es quien les había prometido”, y no serian ellos a través de sus propios méritos quienes conquistarían pueblos; seria Dios a través de ellos.

Read more