Prueba

Activa tu fe

“Aunque la higuera no florezca, ni en las vides haya frutos, aunque falte el producto del olivo y los labradores no den mantenimiento… con todo yo me alegraré en Jehová y me gozaré en el Dios de mi salvación”.

Habacuc 3:17

 

¿Eres de los que te alegras cuando en tu casa hay necesidad? En algunos momentos de la vida hemos dicho: “esto que me está pasando no es justo” y quizá no entendemos porque a los malos les va bien y a los hijos de Dios, no tanto.

El libro de Habacuc nos habla de un pueblo injusto, nos relata a un pueblo que es engrandecido y que practica maldad, por tal motivo el profeta Habacuc se queja con Jehová de la situación que está viviendo y le reclama: ¿Hasta cuándo, oh Jehová, clamaré y no oirás? Y daré voces a ti a causa de la violencia, y no salvarás? (v. 1:2) A lo que Jehová responde: “He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; más el justo por su fe vivirá” (v. 2:4).

Este pasaje lo asemejo a nuestra vida cotidiana. A veces creemos que la vida es injusta con nosotros, pero, ¿qué es lo que Dios nos quiere enseñar en esa situación? La palabra de Dios dice que el justo por su fe vivirá. Esto quiere decir que el hombre justo debe y necesita tener fe. A veces tenemos necesidad porque nuestra fe necesita ser activada. No solo de labios digamos que creemos en Dios, sino de convicción y verdad, es decir, con hechos. Debemos aprender a esperar en el momento de prueba, porque la prueba produce paciencia y sabemos que Dios no es hijo de hombre para que se equivoque, lo que nos ha prometido se va a cumplir, si o si. Pero El espera que nosotros le creamos, que activemos nuestra fe, porque sin fe, es imposible agradar a Dios.

Aprendamos a esperar en Dios sin renegar y confiando que Dios va por delante en nuestra batalla.

Por: María Guadalupe Woo

Read more

Nadie se escapa de Dios

Asiria era un pueblo malvado y constituía una amenaza para el pueblo de Dios, los asirios eran brutalmente crueles condujeron sus guerras con una ferocidad asombrosa, desarraigaron poblaciones enteras como política estatal y las deportaron a otras partes de su imperio. Los líderes de las ciudades conquistadas fueron torturados y mutilados horripilantemente antes de ser ejecutados. Dios les dio la oportunidad de cambiar y lo hicieron pero de manera temporal, es decir, regresaron a su antigua maldad; y cuenta la historia que la brutalidad alcanzó su punto máximo bajo Asurbanipal, el último gobernador del imperio Asirio. Una dinámica muy parecida a la de nuestros tiempos, donde también somos víctimas de la violencia, apatía, abuso del poder y viene a nuestra mente la duda. Dios, ¿me has desamparado?, nos preguntamos, y llega esa sensación de estar solo y que Dios nos ha olvidado.

Quiero reforzar en ti, porque ya lo sabes y ya lo has experimentado, pero hay desiertos que nos hacen dudar y ocupamos una palabra de aliento que nos refuerce y que nos recuerde que no estamos solos; que Dios no pierde detalle de nuestra vida, de lo que nos sucede, de los que nos hacen bien y los que nos hacen mal.

Déjame recordarte que nada escapa del ojo de Dios. No se le escapó nada de lo que los Asirios hicieron en su tiempo, los hizo pagar por su maldad. Así hará con tus enemigos, con aquel que te hace daño. Dios es amable y les dará la oportunidad de arrepentirse pero también es severo cuando tiene que serlo.

El profeta Nahúm nos lo recuerda; Dios no solo fue tardo para la ira y un refugio para aquellos que confiaron en él, sino que también fue alguien que no tuvo por inocente al culpable.

Recuerda que el que se deja advertir y salvar será redimido, pero el que no se deja advertir será castigado.

 

Read more

La respuesta de Dios

“No temas, pueblo mío, alégrate y regocíjate, pues el Señor hará cosas extraordinarias para protegerte.” (Joel 2:21 NBV)

 

Mi corazón ha anhelado que se cumpla el tiempo perfecto en el cual recibiré respuesta de Dios; inclusive he imaginado diferentes escenarios de cómo será recibir su contestación. Ha sido larga la espera. Las circunstancias siempre se han tornado adversas, ha habido días de obscuridad y sombra; de tristezas y dolor. Los problemas me han atacado con furia y saña.

Querida lectora, en mi caminar con el Señor, he tenido diferentes pruebas que han tocado lo que más he amado (desde la pérdida de un empleo, propiedades, estabilidad económica, hasta la muerte de mi anhelada hija y la estabilidad de mi matrimonio). Mi proceso ha sido largo y difícil, desde que comenzó, supe que mi amor, devoción y fe al Señor estaban siendo probadas. Llegó la tentación, el desánimo, la depresión y otras cosas más a golpear mi Fe, todas causaban dolor, pero me determiné a servirle y “Creerle a Dios”.

Al día de hoy que les escribo, mi realidad presente dista por mucho de ver una solución cercana a las dificultades, aún no ha llegado la respuesta. ¡Pero estoy segura que la hay! Mi padre celestial ya la preparó para mí. Su palabra dice: “Una vez más vendrán las lluvias de otoño, además de las de primavera, siempre en la cantidad y en los tiempos oportunos”. (Joel 2:24 NVI)

Si usted también se encuentra en esta difícil espera, la invito a que juntas nos emocionemos y empecemos a dar gracias al Señor por lo que El traerá a nuestra vida. Sus respuestas siempre son perfectas, de paz y grandes bendiciones.

Amada hermana, ¿Cuál va a ser tu actitud mientras esperas tu respuesta? Otra vez te escribo: ¡EMOCIÓNATE!

La respuesta de Dios llegará, alégrate y regocíjate, pues el Señor hará cosas extraordinarias.

Read more

Dios dice: No temas, yo estoy contigo

El otro día una de las jóvenes de mi congregación me pregunto: ¿Hermana por qué los cristianos pasamos por tantas pruebas? Como un rayo de luz en mi mente, el Señor me mostró la gente que vive sin creer en Dios, “gente del mundo” quien también pasa por pruebas, pero nosotros creemos que tenemos a un Dios todo poderoso y que esperamos la respuesta en él, y cuando esta respuesta no llega pronto, nos sentimos tristes, frustrados, faltos de fe y culpamos a Dios de nuestra situación. La gente que vive sin Dios no tiene a quien acudir o a quien culpar, por lo que reconocen que han tomado decisiones erróneas.

Nos sentimos solos y tenemos temor porque dudamos de Dios. En las escrituras “la Biblia”, hay tantas promesas para nuestra vida, solo es cuestión de apropiarnos de ellas.

Aquí te dejo tres versículos, aprópiate de ellos en Isaías 41:8-10 leemos: 

Porque tú, Israel, siervo mío eres; tú, Jacob, a quien yo escogí, descendencia de Abraham mi amigo. – Él nos escogió antes que dijéramos si, desde el vientre de nuestra madre él nos miró, si tu estas leyendo esto, siente agradecida eres elegida por Dios, tienes la bendición de poder leer sus promesas y apropiarte de ellas.  Porque te tomé de los confines de la tierra, y de tierras lejanas te llamé, y te dije: Mi siervo eres tú; te escogí, y no te deseché. – Aunque faltos de fe y con todas nuestras debilidades el nos ama y es paciente con nosotros, misericordioso. No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. – El esta de nuestro lado, ten FE, es solo aprender a creer en él, ser pacientes.

No estamos solas, aprende a creer en Dios.

Read more

¡DEL LAMENTO AL GOZO!

Has cambiado mi lamento en baile; Desataste mi cilicio, y me ceñiste de alegría. Salmos 30:11 RV

En la vida siempre aparecerá el lamento, es algo que no podemos evitar situaciones que llegarán a nuestra vida para borrar nuestra alegría. No existe persona en el mundo que no atraviese por desiertos que sin ninguna duda puedo decir con toda libertad que en transcurso de cada uno de ellos, hemos pasado por tormentas tan terribles que pareciera que no podremos cruzar, momentos completamente de soledad en donde nadie pudiera entender por lo que estoy pasando, momentos en donde a Dios pareciera olvidarse de mi existencia. Y con toda franqueza puedo decir que se de lo que hablo, se lo que es pasar por un duelo, se lo que es de pronto quedarte ¡sin nada!, que un buen día te vas a la cama y das gracias a Dios por tener todo lo necesario y que antes de amanecer veas como el fuego consume todo lo que poseías. Se querida hermana o querida amiga se muy bien cuando de pronto el enemigo se empeña en destruir a tu familia, a tus hijos, la salud de tus hijos con diagnósticos devastadores, tempestades que tratarán de hundir tu vida y la de los tuyos. He llorado, he sufrido como cualquier guerrera en plena batalla, he estado a punto de decirle a Dios ¡YA NO PUEDO MÁS! ME RINDO Y DEJAR QUE EL ENEMIGO ME DESTRUYA, claro que entiendo cuando alguien está pasando por un momento de mucho dolor y sabes una cosa querida hermana, cuando he estado a punto de rendirme y le digo a mi Señor, inclina tu oído a mi y ¡escucha mi oración! Se lo he dicho completamente devastada por el dolor y el sufrimiento, y en medio de ese dolor ¡me humillo ante El! ¡Ante el todopoderoso y me dice con tanto amor! ¿Como no he de escucharte?, SI ERES MI HIJA AMADA.

Así que sí has pensado rendirte, hoy te digo como David le decía a Salomón ¡¡ANÍMATE Y ESFUÉRZATE!! Y se muy valiente, no temas, ni desmayes porque Jehová estará contigo a dónde quiera que tu vayas. Y permítele a tu Señor que tomada de su mano cambie ¡tu lamento en gozo!

 

 

Read more